¡ÁNIMO ALUMNOS/AS, QUE ESTO NO HA ACABADO AUN!… ¡GANA, QUIEN AL FINAL DEL BAILE, AÚN QUEDA EN PIE!…

>> Estimados hermanos/as:

¡Cómo odio los días de entrega de notas y calificaciones a padres y madres!… Lo malo de todo esto es, que por desgracia, hemos construido una sociedad que se basa en la libre competencia y aboga por la excelencia personal, laboral y profesional… Desde el mismísimo principio de la escuela hasta el fin último de los días, cuando nos jubilamos y somos apartados, como cacharros viejos, tal y como ahora están siendo apartados nuestros padres y madres… Jubilaciones precarias y poco consuelo, sólo el que te deja la tranquilidad de saber que has cumplido con marido, hijos, trabajo bien hecho y salud a lo largo y ancho de toda tu vida… ¿Se nota que estoy algo cansado?… ¡No es para menos, 27 tutorías continuas, con padres, madres y demás familiares, en menos de 3 horas y 50 minutos, sin parar absolutamente para nada, con las alegrías y tristezas que esto conlleva!… Pero como he tenido pocas sonrisas y sí muchas caras largas y algunas lágrimas, quiero apoyaros desde aquí, mi bitácora, a todos/as: alumnos/as, padres y madres…. Y para ello he elegido un poema del maravilloso KHALIL GIBRAN… Extracto de su libro, “El Profeta“…

El trabajo

 Entonces, dijo el labrador: Háblanos del trabajo.

 Y él respondió, diciendo:

 Trabajáis para seguir el ritmo de la tierra y del alma de la tierra.

 Porque estar ocioso es convertirse en un extraño en medio de las estaciones y salirse de la procesión de la vida, que marcha en amistad y sumisión orgullosa hacia el infinito.

 Cuando trabajáis, sois una flauta a través de cuyo corazón el murmullo de las horas se convierte en música.

¿Cuál de vosotros querrá ser una caña silenciosa y muda cuando todo canta al unísono?

 Se os ha dicho siempre que el trabajo es una maldición y la labor una desgracia.

Pero yo os digo que, cuando trabajáis, realizáis una parte del más lejano sueño de la tierra, asignada a vosotros cuando ese sueño fue nacido.

Y, trabajando, estáis, en realidad, amando a la vida.

Y amarla, a través del trabajo, es estar muy cerca del más recóndito secreto de la vida.

Pero si, en vuestro dolor, llamáis al nacer una aflicción y al soportar la carne una maldición escrita en vuestra frente, yo os responderé que nada más que el sudor de vuestra frente lavará lo que está escrito.

 Se os ha dicho también que la vida es oscuridad y, en vuestra fatiga, os hacéis eco de la voz del fatigado.

Y yo os digo que la vida es, en verdad, oscuridad cuando no hay un impulso.

Y todo impulso es ciego cuando no hay conocimiento. Y todo saber es vano cuando no hay trabajo.

Y todo trabajo es vacío cuando no hay amor.

Y cuando trabajáis con amor, os unís con vosotros mismos, y con los otros, y con Dios.

¿Y qué es trabajar con amor?

Es tejer la tela con hilos extraídos de vuestro corazón como si vuestro amado fuera a usar esa tela.

Es construir una casa con afecto, como si vuestro amado fuera a habitar en ella.

Es plantar semillas con ternura y cosechar con gozo, como si vuestro amado fuera a gozar del fruto.

Es infundir en todas las cosas que hacéis el -aliento de vuestro propio espíritu.

Y saber que todos los muertos benditos se hallan ante vosotros observando.

 He oído a menudo decir, como si fuera en sueños: “El que trabaja en mármol y encuentra la forma de su propia alma en la piedra es más noble que el que labra la tierra.”

Aquel que se apodera del arco iris para colocarlo en una tela transformada en la imagen de un hombre es más que el que hace las sandalias para nuestros pies.”

Pero, yo digo, no en sueños, sino en la vigilia del medio­día, que el viento no habla más dulcemente a los robles gigan­tes que a la menor de las hojas de la hierba.

Y solamente es grande el que cambia la voz del viento en una canción, hecha más dulce por-u propio amor.

El trabajo es el amor hecho visible.

Y si no podéis trabajar con amor, sino solamente con disgusto, es mejor que dejéis vuestra tarea y os sentéis a la puerta del templo y recibáis limosna de los que trabajan gozo­samente.

Porque, si horneáis el pan con indiferencia estáis hornean­do un pan amargo que no calma más que a medias el hambre del hombre.

Y si refunfuñáis al apretar las uvas, vuestro murmurar destila un veneno en el vino.

Y si cantáis, aunque fuera como los ángeles, y no amáis el cantar, estáis ensordeciendo los oídos de los hombres para las voces del día y las voces de la noche.

  ¡Está todo dicho, queridos amigos/as, alumnos/as!… ¡Así que, mucho ánimo y a trabajar duro, que esto aun no ha terminado!… ¡Gana la pelea quien queda en pie, al final de todo!…

  A más ver…

  Fdo. José López

~ por jlmateos en 4 abril, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: